• Diagnosticar la situación actual de la organización.
  • Definir el estado deseado de la cultura futura (visión).
  • Clarificar los valores de la organización.
  • Definir e implantar la estrategia de alineación de la cultura organizacional.
  • Controlar los proyectos de cambio.